domingo, 23 de diciembre de 2018

qué pasa?

y vos apareces así, de repente
desde una hamaca virtual
y yo hago como que el corazón no me brinca
en el pecho me brinca
en la piel mi brinca
y yo hago como que no
porque ya me dijiste sin palabras
que entre nosotros nada
ni un rumor
ni una brisa
mucho menos esos torrentes
tibios
callados
que hacen que el corazón
se encienda
y baile.

miércoles, 28 de noviembre de 2018

te extraño

estas ahí
a medio metro de mis pies
mientras yo sobrevivo acá
a cincuenta centímetros de tu mirada
odiando cada gota de este río de silencio en dónde estas
inconsolablemente sumergido.



lunes, 19 de noviembre de 2018

don't leave me dry

si no hay golpe en la boca del estómago
si no hay uno de esos que te dejan sin aire
al borde del knock out/
si el dolor es el de siempre,
estructurante,
eterno
¿quién va a abrirte los brazos
para que repose
alguna vez,
tu corazón desconsolado?

jueves, 15 de noviembre de 2018

en brillo

el recuerdo de la última vez que vi tus ojos en brillo,
con la noche, el silencio y las películas de marco.
tu voz, tu búsqueda de palabras...
 es tu anzuelo de esperanza
para sacarme del desierto
donde, sola,
te extraño

martes, 25 de septiembre de 2018

esta noche

a veces
sos un deseo ardiente,
necesario,
que siembra en mi boca la sed,
en mis manos el hambre
y en mi sexo, tu ausencia.

jueves, 2 de agosto de 2018

vulnerables

Lo que yo creo que pasó, seguro no fue lo que pasó.

Una charla que empezó como cualquier otra. Que vos sos, que yo digo, que no entendés, que...
El mundo entraba sin golpear la puerta mientras tanto. Solo para hacernos abandonar la comunicación.

Tuvimos que dejarlo. Y sobrevino el silencio.

Lo que yo creo que pasó, seguro no fue lo que nos pasó.

En algún momento supiste que yo tenía razón. Y sin saber porqué, tuviste que cambiar las palabras con que intentabas definirme. Pero yo no te di otras.
Y supiste
que yo
podía desbaratar tu mazo.
Desde lo racional, alguien pudo obligarte a cambiar.

Pero eso no es lo que creo que me pasó. A mi, me pasó otra cosa.
Supe que estuvimos del otro lado del espejo.
Y que ese mundo es oscuro y feliz.
Oscuro y sin manos para tocar(nos) ni pies para alejar(nos).

Lo que yo creo que pasó es que
hoy nos dijimos adiós.

En medio de lo bello, en medio de la abdicación.
Adiós.

martes, 17 de julio de 2018

fin de año en pleno julio

Escuché lo que decías, pero con la atención estancada en lo que callabas.
El este, el blanco de la diana, el viento, el atardecer.
Lo mejor, lo sensato, lo posible.
El adiós.

Las omisiones eran más sinceras.
Decían que no habías encontrado en mí a la mujer que nunca hubieras imaginado que existía.
Confirmaban que ibas a sobrevivir sin que mi respiración te despierte en mañanas de sol.
Aseguraban que los largos tiempos sin mí no iban a opacarte.

Y con la letanía de lo que sí podías nombrar de fondo, comencé a llorar.
Y nos dio ganas de sentirnos dentro,
y nos amamos con un sexo sediento y voraz.
Y volví a llorar, pero esta vez ya sin ganas de estar ahí.

Ni sé cuando te fuiste,
aturdida por tu silencio.
Mientras la ruinas del pasado

se incendiaban a tus pies.